Afíliate

  • ¡Ahora!
  • ¡Ya!
  • ¡Hoy!
  • a Ascontrol
Clíck aquí.

¡Hablemonos Claro¡

Los trabajadores y trabajadoras de la CGR recibimos con sana expectativa la elección de Sandra Morelli Rico como nueva Contralora General de la República. Para nosotros es sabido que cada cuatro años revivimos la dinámica de una nueva administración, nuevos criterios, nuevas políticas institucionales y también nuevos estilos. Dicha dinámica, ha acompañado nuestra historia institucional y ha hecho que los funcionarios de la Contraloría seamos funcionarios abiertos y predispuestos al cambio, siempre y cuando este se efectúe bajo los parámetros de respeto y confianza mutuos; requisitos básicos para que el mismo sea perdurable.

A nuestro juicio, actuar de manera unilateral y autocrática, sin el respeto y confianza requeridos, puede hacer creer que se “avanza” en el cambio, cuando en realidad este se encuentra estancado o, peor aún, conlleva a un resultado diferente al esperado: el mejoramiento continuo de la gestión institucional; propósito que como hemos dicho en varias ocasiones, compartimos los trabajadores de la CGR.

Contrario a la actitud de los trabajadores, la nueva administración, hasta hoy, ha hecho gala de duda, sospecha y prejuicio respecto al comportamiento y actitud de los trabajadores. Han sido ocho meses de un permanente irrespeto hacia los funcionarios en cuanto no se reconocen nuestras capacidades, conocimientos y experiencia.

Por qué lo decimos; porque hemos visto que de algunas dependencias de la Administración, se están enviando comunicaciones a los sujetos de control demandando de ellos, CERTIFICACION del cumplimiento de nuestras responsabilidades y cumplimiento del horario de trabajo.

Con esta medida, la actual administración, está cayendo, por vía diferente, en lo que se le criticó a la administración anterior; la entrega de la independencia de la CGR frente a los sujetos de control, cuando se “invitaba” a los representantes de los sujetos de control a discutir, no el informe preliminar, a lo cual tienen pleno derecho, sino el contenido de los informes finales o cuando de manera autocrática se daba aplicación a la famosísima resolución que sustentaba el que hemos llamado “cambiazo de informes”.

El camino es diferente, lo reiteramos; pero los efectos son los mismos; pérdida de la independencia respecto de los sujetos de control.

Si de lo que se trata es de definir mecanismos de control y seguimiento a la labor auditora, creemos que dicha labor la deben realizar, los Responsables de entidad, los Coordinadores de Gestión, los Directores. Creemos que el control y seguimiento no debe dejarse solo en la mera formalidad del cumplimiento del horario; también debe pasar por el apoyo y la asesoría conceptual, técnica y metodológica de los nuevos administradores de la CGR.

No vamos a desconocer, como pasa en cualquier colectivo social, que hay aquellos que no cumplen con sus responsabilidades y para contrarrestar estas situaciones, lo decimos como siempre sin ambages, existen las herramientas legales; pero lo que debe parar (¡ya¡), es el irrespeto y la desconfianza. Creemos que aún estamos a tiempo de construir confianza, de trazar y recorrer caminos que hagan viable el propósito colectivo de posicionar a la Contraloría General de la República como el órgano superior de control encargado de ejercer la función constitucional de control fiscal de manera oportuna y eficaz.

Es hora de ¡HABLARNOS CLARO¡.

Bogotá, mayo 5 de 2011

ASCONTROL SIEMPRE CONTIGO
JUNTA DIRECTIVA NACIONAL


Carlos Abel Saavedra Zafra
Presidente Nacional

Carlos A. Ramírez del Castillo
Secretario General