Afíliate

  • ¡Ahora!
  • ¡Ya!
  • ¡Hoy!
  • a Ascontrol
Clíck aquí.

Carta al Auditor sobre nuevos supernumerarios

Bogotá; D.C. Marzo 3 de 2011
 
 
Doctor
IVAN DARÍO GOMEZ LEE
Auditor General de la República
Ciudad
 
 
Señor Auditor:
 
Como debe ser de su conocimiento, la Contralora General de la República expidió la Resolución Reglamentaria Nº 124 del 7 de febrero de 2011, mediante la cual resolvió crear 70 cargos de personal supernumerario adscrito al Despacho del Contralor General, que efectivamente habrá de prestar sus servicios en calidad de “Asesores de Despacho Grado 02” (como si fueran cargos de planta), en las Gerencias Departamentales y en el nivel central de esta entidad.
 
La resolución, a nuestro juicio, adolece de vicios de fondo y forma que la hacen inconstitucional e ilegal. Además, conla expedición de dicho acto administrativo, se compromete, inicialmente, en tres mil millones de pesos, el presupuesto nacional y a quienes ocupen los cargos, se les pretende adjudicar prima técnica automática, lo cual incrementará sustancialmente ese compromiso.
 
En video transmitido por la red de CGR, la señora Contralora General, manifestó que esta planta correspondía a que se había convocado a concurso público para proveer las vacantes existentes en la entidad, lo cual no es cierto ya que a la fecha y según nuestro conocimiento, solo se están estudiando losperfiles de cada cargo, etapa previa a la expedición del acto administrativo de la convocatoria.
 
La Constitución Política de Colombia establece que (Art 122): “No habrá empleo público que no tenga funciones detalladas en ley o reglamento, y para proveer los de carácter remunerado se requiere que estén contemplados en la respectiva planta y previstos sus emolumentos en el presupuesto correspondiente…” (subrayas y negrilla no son del texto).
 
Por otro lado establece la Carta (Art. 125), que:“…Los empleos en los órganos y entidades del Estado son de carrera. Se exceptúan los de elección popular, los de libre nombramiento y remoción, los de trabajadores oficiales y los demás que determine la ley”. (subrayas y negrillas nuestras) (…) Los funcionarios, cuyo sistema de nombramiento no haya sido determinado por la Constitución o la ley, serán nombrados por concurso público”.
 
A su vez, el numeral 10 del artículo 268 Constitucional, defiere como función al Contralor General, la de: “Proveer mediante concurso público los empleos de su dependencia que haya creado la ley. Esta determinará un régimen especial de carrera administrativa para la selección, promoción y retiro de los funcionarios de la Contraloría. Se prohíbe a quienes formen parte de las corporaciones que intervienen en la postulación y elección del Contralor, dar recomendaciones personales y políticas para empleos en su despacho”.
 
De lo anterior se tiene que para vincular servidores públicos a la entidad CGR, se requiere que: 1) los cargos existan en la planta de la entidad; 2) que de no existir los cargos en planta, sean creados por la Ley y 3) que la ley determinará el régimen de carrera administrativa especial.
 
A su vez, el artículo 150 Superior establece que corresponde al Congreso, determinar la estructura de la administración nacional; expedir las leyes que rigen el ejercicio de las funciones públicas, fijar el régimen salarial y prestacional de los empleados públicos, entre otras.
 
Y el artículo 189 define como funciones del Presidente de la República, entre otras, la de “…crear, fusionar o suprimir, conforme a la ley, los empleos que demande la administración central, señalar sus funciones especiales y fijar sus dotaciones y emolumentos…”
 
Así las cosas, no le está dado a la señora Contralora General, crear cargos mediante resolución reglamentaria, ni vincular servidores a la entidad, en calidad de supernumerarios, figura absolutamente ajena a nuestro ordenamiento especial de rango constitucional.
 
En acatamiento a la preceptiva Superior, el decreto 268 de 2000, estableció que: La Contraloría General de la República tendrá un Régimen Especial de Carrera Administrativa; que la provisión de cargos de carrera debe hacerse, previo concurso abierto, por nombramiento en periodo de prueba; que para los casos de vacancia definitiva, los empleos pueden proveerse mediante, lista de elegibles, encargo o nombramiento provisional.
 
Así mismo y para los casos de vacancia temporal (licencias o vacaciones) del empleo en la CGR, podrán estos cargos ser provistos en forma provisional por el tiempo que duren las respectivas situaciones.
 
Por otro lado, el sustento legal de los nuevos nombramientos de supernumerarios está fundado en el Decreto Ley 1042 de 1978, norma aplicable a los Ministerios, Departamentos Administrativos, Superintendencias, Establecimientos Públicos y Unidades Administrativas Especiales del orden nacional, pero en ningún caso, a la Contraloría General de la República.
 
No cabe en este caso, acudir al argumento de que cuando existan vacíos en las normas propias de la carrera administrativa especial, podrá acudirse a la norma general, porque no existe vacío alguno, ya que en nuestro ordenamiento (decreto 268 de 2000), están previstas las situaciones que constituyen la motivación de los actos administrativos de nombramiento que se vienen efectuando.
 
Creemos que la señora Contralora General carece por completo de competencia para crear cargos y mucho menos mediante resoluciones reglamentarias y en ese entendido, los nombramientos que por ese medio se han surtido, son inconstitucionales e ilegales y afectan en materia grave el presupuesto nacional.
 
Todo lo anterior sin detallar los inconvenientes logísticos y prácticos que acarrea actualmente, para la entidad, el hecho de vincular personal sin conocimiento ni experiencia alguna, por tres meses - periodo en el cual no se alcanza ni remotamente - a conocer la entidad, a un costo económico elevadísimo y a un costo superior en términos de gestión ineficiente y de desperdicio de recursos del Estado.
 
En este orden, solicitamos a la Auditoría General de la República, adoptar, EN TIEMPO REAL  LAS ACCIONES DE SU COMPETENCIA, en aras de evitar más y mayores perjuicios para la gestión de la entidad y una agresión grosera al presupuesto nacional y como ya se le manifestó a la propia Contralora General, “…para retornar a la legalidad y a la observación exacta de las normas…”
 
Agradecemos al Señor Auditor General su amable atención.
 
 
 
Cordialmente,
 
 
 
 
CARLOS A SAAVEDRA ZAFRA         CARLOS A. RAMIREZ DEL CASTILLO
         Presidente Nacional                                    Secretario General
 

Contenido reciente