Afíliate

  • ¡Ahora!
  • ¡Ya!
  • ¡Hoy!
  • a Ascontrol
Clíck aquí.

Carta a la Contralora Sandra Morelli. A manera de bienvenida: sobre el proceso auditor

Bogotá, D. C. Agosto 31 de 2010-


Doctora
SANDRA MORELLI RICO
Contralora General
Contraloría General de la República
Ciudad

______________________________________________

Yamit: Qué deben esperar sus súbditos (subalternos)?”: “Seré solidaria en términos de asumir la responsabilidad de las decisiones que ellos adopten siempre y cuando estén debidamente sustentadas en términos jurídicos y fácticos. Deben esperar la exigencia de un alto nivel de profesionalismo. Y sobre todo la exigencia absoluta de ser imparciales” SANDRA MORELLI RICO. Contralora General de la República. Tomado de Entrevista Yamit/CM& Jueves 19 -08-2010

_______________________________________________

Al culminar el cuatrienio de la administración Turbay-Hoyos los trabajadores y trabajadoras de la Contraloría General de la República, CGR, debemos levantar la mano en señal de despedida de la actual dirección de la entidad, deberemos expresar nuestros agradecimientos por los avances en materia salarial y de bienestar y como auditores profesionales que somos deberemos, en su momento, hacer el respectivo balance de la gestión y sus resultados fundamentado en estadísticas, en cifras y en términos de posicionamiento de la CGR en el imaginario colectivo y en términos de la política estatal de lucha contra la corrupción.


En el entretanto debemos decir que el inicio de una nueva administración es el momento propicio para hacer un alto en el camino y redireccionar la gestión misional y administrativa de la CGR. Pero, en qué asuntos misionales y administrativos se debe efectuar el redireccionamiento?


En primer lugar, es hora ya, de cumplir a cabalidad con el mandato constitucional de ejercer el control fiscal de manera posterior y selectiva. Y lo planteamos en el entendido que hay la percepción o creencia que el control posterior significa esperar a que el “enfermo” se muera para poder actuar, es necesario esperar a que la acción fiscal termine en un 100% para legitimar nuestra actuación; aspecto, éste, alejado del espíritu del constituyente. Y si a la anterior situación le sumamos el hecho que en la elaboración del PGA año tras año se involucran entidades en liquidación cuyo proceso auditor es más costoso que el valor de la entidad sujeto de control, o sujetos de control donde aún no se ha entregado ni el informe final ni el plan de mejoramiento y se programa nuevo proceso auditor, o se toma la determinación de “ampliar” la cobertura al 100% de los sujetos de control; entonces podemos concluir que nuestro control se vuelve lento, inoportuno.


A la inoportunidad y lentitud del control fiscal le sumamos un cúmulo de procedimientos, formalismos, cuadros, y reportes contenidos no en una “guía” sino en esa camisa de fuerza en que se convirtió el AUDITE en todas sus versiones. Con ello, el proceso auditor se volvió formal sacrificando lo sustancial, donde se le da prevalencia a la cobertura, al procedimiento, a lo formal, por encima de la calidad. A este escenario le deberemos adicionar políticas administrativas relacionadas con el, por lo menos extraño, fenómeno del cambiazo de la opinión contable que tanto daño le hizo a la imagen y prestigio institucionales, que conllevó a que al 80% o más de las entidades se les feneciera su cuenta.


Reivindicamos la independencia del trabajo realizado por la CGR, por todos y cada uno de sus funcionarios, de su imparcialidad y objetividad, de su profesionalismo y por ello respetuosamente demandamos el respaldo institucional y coincidimos con la Contralora Sandra Morelli Rico cuando plantea que será solidaria con las opiniones de los funcionarios siempre y cuando se encuentren sustentadas en términos jurídicos y fácticos. Los trabajadores de la CGR no plantean tratamientos especiales solo requerimos respeto y debate técnico, objetivo e imparcial.


Cuando se tiene un PGA con 100% de cobertura se originan inmediatamente otros problemas relacionados con el tiempo de las auditorías. Cada vez es menor el tiempo asignado en detrimento de la calidad y profundidad de las pruebas y si lo unimos con el formalismo y el procedimentalismo y le agregamos la perenne negativa o recorte a los días de visita in situ (viáticos) pues el resultado final es el obligatorio fenecimiento. Y si le sumamos que se presiona para obtener un resultado pronto, pero para la revisión, discusión y aprobación del informe se demanda el mismo o más tiempo del asignado al proceso auditor, podremos gritar ¡viva la formalidad! ¡qué importa la calidad!.


Este panorama se vuelve aún más caótico con la llegada de los compañeros contratistas que amén de ser contratados en condiciones leoninas, sin capacitación, sin supervisión, sin orientación ni dirección terminan asignados a procesos auditores con dos o un funcionario de carrera, que las más de las veces terminan solos respondiendo por el proceso auditor. ¡Qué panorama!.
Y es este escenario de crisis que creemos se debe redireccionar de manera consensuada, de manera concertada.
Contralora Morelli, la Ciudadanía, el Congreso esperan que la CGR responda al reto planteado por quienes diariamente despilfarran, desvían, malversan, ejecutan inadecuadamente o no ejecutan los recursos públicos y en el propósito planteado por Usted de “disparar” contra la corrupción, cuenta, Doctora Morelli, con funcionarios probos, idóneos y comprometidos con la sociedad y la nación.


Ascontrol le plantea con el respeto e independencia que nos caracteriza la constitución de una Mesa Bipartita del Proceso Auditor donde previo un análisis detallado de la situación actual se conciten todas las voluntades, las experiencias y los conocimientos y se adopten las decisiones y modificaciones que la hora demanda.

Con nuestros sentimientos de respeto, aprecio y consideración,


CARLOS SAAVEDRA ZAFRA
Presidente Nacional

CARLOS RAMIREZ DEL CASTILLO
Secretario General