Afíliate

  • ¡Ahora!
  • ¡Ya!
  • ¡Hoy!
  • a Ascontrol
Clíck aquí.

Consideraciones de los funcionarios de la Gerencia Departamental Córdoba, en relación con la situación actual de la CGR



Montería, 8 de septiembre de 2011

Doctora
SANDRA MORELLI RICO
Contralora General de la República
Bogotá D.C.

Asunto: Consideraciones de los funcionarios de la Gerencia Departamental Córdoba, en relación con la situación actual de la CGR

Respetada doctora:

Los suscritos funcionarios de la Gerencia Departamental de Córdoba de la Contraloría General de la República, consideramos la necesidad de presentar ante su despacho una serie de inquietudes, planteamientos y exigencias, con respecto a la situación general de nuestro Ente de Control.

COMO PRIMERA MEDIDA RECHAZAMOS DE MANERA ENFÁTICA LAS DECLARACIONES HECHAS POR USTED ANTE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN CON RESPECTO A LA ESTRUCTURA Y ACTUAL PLANTA DE PERSONAL, EN DETRIMENTO DE NUESTRA DIGNIDAD Y HONRA COMO FUNCIONARIOS DE LA CONTRALORÍA GENERAL; AL GENERALIZAR EN FORMA DESAFORTUNADA PRESUNTOS ACTOS DE CORRUPCIÓN PRESENTADOS AL INTERIOR DE LA MISMA, LO CUAL DE NINGUNA MANERA ESTÁ ACORDE A LA REALIDAD DE NUESTRA ENTIDAD, NI TAMPOCO LE ES DABLE A USTED HACERLOS COMO CABEZA DE LA MISMA EN ESOS ESCENARIOS.

Hacer este tipo de declaraciones ante los medios de comunicación, además de ocasionar desconcierto, desconfianza en nuestros clientes externos y desanimo al seno de los funcionarios, no son el reflejo de la verdadera situación que presenta nuestro ente de control, demostrando de paso una actitud tendiente a provocar desinformación de nuestra realidad ante la comunidad en general; comprobándose la improvisación que se tiene en las decisiones hechas por los directivos, que a nuestro entender van directo a la deslegitimación de nuestra función primordial constitucional, como lo es el control fiscal a los recursos públicos basados en control de gestión de los resultados a dichas entidades.

Una situación es clara, la improvisación ha permitido que las decisiones tomadas generen el efecto contrario que buscan, pues ha resultado que en nuestra entidad se presenta un menoscabo del clima organizacional y una sobrecarga de nuestra capacidad laboral, basada en una desconfianza que es inexplicable.

Pareciera que esta administración no tiene la suficiente disposición para entender la complejidad de los procesos que realiza la Contraloría, y por el contrario lo que muestra es afán de presentar “resultados”; y en ese afán lo que se hace visible es un mar de improvisaciones, que por lo mismo no está generando los mejores resultados.

Somos convencidos de que las actuaciones de esta Contraloría no pueden edificarse ni fundamentarse en frases populares tales como: “Echando a perder se aprende”, “Se hace camino al andar”, o “lo que no entiendo lo destruyo”.

Como prueba de ello queremos exponer casos particulares que se presentan en la Gerencia de Córdoba referente a la verdadera problemática estructural y organizacional de la CGR.

1. Decisiones cuestionables, como el nombramiento de cinco supernumerarios del nivel asesor para Córdoba, profesionales la mayoría sin ninguna experiencia en Control Fiscal, quienes en representación de la Contralora General de la República solicitaron abundante información a los entes territoriales que se les asignaron y que después de tres meses de cobrar sus remuneraciones no dejaron ningún valor agregado a la CGR. Aún nos preguntamos: ¿Dónde está el mejoramiento de los productos de la Contraloría?, no hubo ni aporte en la calidad ni en la cantidad de los mismos, no hay auditorias, procesos de responsabilidad fiscal, actuaciones especiales, donde hayan participado. A pesar de estos resultados nefastos se persistió en la creación de los Contralores Provinciales.

Lo anteriormente dicho es una muestra concreta del desperdicio de recursos en acciones que no se compadecen con las reales necesidades de la Gerencia Córdoba, en donde la planta de personal se ha disminuido producto de traslados, pensiones, licencias y demás novedades sin que a la fecha se hayan tomado medidas para complementarla o reajustarla; no obstante que desde su posesión se le ha hecho saber reiteradamente.

Adicional a las necesidades de personal en la Gerencia, en la cual tenemos actualmente 46 funcionarios de carrera de los 56 de la planta Oficial, requiriendo primordialmente abogados, contadores e ingenieros, debemos anotar las precarias condiciones de la sede de la Gerencia, insuficientes recursos tecnológicos, físicos y financieros; que dificultan en gran medida el desarrollo de las funciones al interior de la misma.

Ahora viene la creación por ley de los cargos de Contralores Provinciales, al menos dos por departamento. Nos preguntamos: ¿Dónde está el estudio que indique que la creación de estos mejora la capacidad de trabajo?, ¿Cuánto se prevé que va impactar en los indicadores misionales en cobertura, en descongestión de procesos, de denuncias, si quienes realizan las actividades son el grueso de profesionales? Sin embargo, frente al tema del nivel profesional, con extrañeza vemos que no hay ampliación de planta.

Sobre este tema de las Contralorías Provinciales también es preciso señalar, que al formarse provincias ello podría implicar atomización de la planta con los consecuentes traslados y costos fijos (alquiler de sedes provinciales etc.), y adicionalmente en lugar del tan mencionado achatamiento de la planta por el contrario se crea es otro escalón en la pirámide de la organización. Hoy nos encontramos frente a una situación en donde no existe afán para proveer las vacantes de los funcionarios de carrera, ni la diligencia necesaria para realizar el concurso; y preguntamos entonces: ¿En materia de resultados que impactará más la provisión de los “indios” o los “caciques”?, tampoco de eso hay estudios visibles.

Frente a este análisis surgen otros interrogantes: Será que cuando no haya resultados ¿seremos los funcionarios de carrera los responsables de su falta de planeación y visión en la toma de decisiones? ¿O todas sus acciones están encaminadas a desprestigiar a la Contraloría y a convertirla en ineficiente e ineficaz? ¿La creación de las Contralorías Provinciales obedece a un objetivo de legalizar la nómina de supernumerarios – “asesores de la Contralora” cuyo nefasto resultado para la gestión de la actual administración de la CGR es evidente en el pasado reciente?

2. Por otra parte, la nueva guía de auditoría no define roles claros en los grupos auditores que estarán comisionados en los centros periféricos (municipios provinciales) alejados de las capitales, donde permanecen los responsables de auditoría constituyéndose esto en dificultad para el desarrollo de las auditorias debido a que en el grupo, el rol principal lo cumple el responsable, quedando el equipo auditor sujeto a este, porque no cuenta con herramientas como por ejemplo, solicitar cualquier información que se requiera para el desarrollo de las auditorias, constituyéndose esto en una burocratización exagerada del proceso auditor.

Otra causa de la problemática es la elaboración de Planes Generales de Auditoría para auditar puntos de control con manejo de pocos recursos que año tras año se auditan dejando de lado cuantiosas inversiones como las realizadas en viviendas de interés social, plan departamental de aguas, salud y educación con coberturas de auditajes ínfimas pues el departamento cuenta con treinta municipios y el alcance de las auditorias no supera el 20% de estos.

Hoy día vemos como esa problemática se está reflejando en los resultados. Pasamos de realizar 28 auditorías el año pasado para apenas 15 que están programadas en el 2011, lo que implica la menor cantidad de auditorías realizadas en la historia de esta Gerencia; ahora bien esto aparentemente se diseñó para una noble causa que es darle mayor oportunidad a las denuncias ciudadanas esto es con la realización de actuaciones especiales, pero da la casualidad que este proceso no tiene procedimiento estandarizado en nuestro sistema de gestión de calidad, además no es clara su utilidad y conexidad con el proceso de responsabilidad fiscal. Adicionalmente las Contralorías Delegadas no tienen recursos financieros para apoyarlas, y en muchos casos se tramitan a pesar de que sea evidente que no hay elementos ni siquiera a manera de indicios de detrimento patrimonial, gastándose así recursos innecesarios solo porque debemos dar pronta respuesta; sin analizar los efectos de las decisiones en los demás procesos cuando debe primar la eficiencia y el costo de oportunidad del presupuesto de la Contraloría.

Lo anterior, sumado a que se hace un cambio en la guía, se paraliza la entidad en materia de auditorías por espacio de dos meses, para poner en marcha una guía sin mayor análisis donde la capacitación se remitió a una videoconferencia de 4 horas, y donde son más las dudas que genera, que las soluciones propuestas; como por ejemplo no se dejó claro como se realizarán las auditorias por proyectos, ni las intersectoriales como se suponía era uno de los objetivos de los cambios de la guía, ni tampoco se definió como se debe realizar las auditorias en regalías y en SGP que constituyen más del 60% de las auditorias que se hacen en la contraloría general, lo que muestra la poca importancia que tiene el nivel desconcentrado para esta administración.

Si combinamos el efecto de la ley anticorrupción que crea la figura de los Contralores Provinciales (de lo cual usted es su autora intelectual) y algunos aspectos antidemocráticos de la nueva guía de auditoría que elimina los espacios de representación de los funcionarios y trabajadores de la CGR en los comités técnicos, obtenemos la peligrosa figura de la politización de los hallazgos ¿o será la desaparición de los mismos?, toda vez que los comités técnicos serán conformados por funcionarios de libre nombramiento y remoción cuya vinculación a nuestra entidad depende de la voluntad o de la cuota de participación que le corresponde a los políticos de la región. (Recuérdese sus propias desacertadas declaraciones el día de su elección como contralora)

3. Otro tema coyuntural muy importante, es el que tiene que ver con la atención de la problemática generada por la Ola Invernal en Córdoba, en donde se han girado aproximadamente 160 mil millones de pesos, de los cuales solo las entregas de ayudas humanitarias se les realizó control en tiempo real y oportuno por el grupo de Participación Ciudadana. Los recursos de obras menores y mayores aún no se conoce ni se tiene un balance sobre la ejecución de los mismos; No obstante ello existe un Contratista vinculado por su administración para este año 2011, ganando salarios o remuneraciones exorbitantes comparado con los salarios de los funcionarios de planta, al cual no se le conoce su actuación o aporte en Cordoba, dado que no depende funcionalmente de la Gerencia Departamental sino del Nivel Central.

4. Los funcionarios del área de investigaciones, Juicios y jurisdicción coactiva tienen procesos por encima del promedio nacional, y aun así existen denuncias que deben esperar hasta seis meses para ser conocidas porque no se cuenta con personal suficiente a quien asignárselas.

Por otra parte, con la puesta en marcha de la ley anticorrupción y la aplicación de dicha ley en los procesos de responsabilidad fiscal, no se ha generado una verdadera directriz con respecto a la aplicación de la mencionada ley. Es así como en estos momentos se presenta una completa desinformación frente a la aplicación de la misma. Tal es la falta de una dirección, que en un principio se manifestó la aplicación inmediata de todas las reformas sin dejar ninguna observación sobre el particular; sin embargo, un mes después se realiza un contraorden que deja sin efecto lo anterior basados en un concepto de la oficina jurídica.

Al respecto surgen varios interrogantes: (i) ¿donde estuvo el análisis en la presentación del proyecto de ley para efectos de que esta fuera clara y no tuviera vacíos, como los tiene la nueva ley, que por decirlo fue hecha a espaldas de los funcionarios los cuales saben las necesidades primarias de nuestra entidad y conocemos las falencias de los procedimientos?; (ii) ¿cómo es posible que se generara una orden de tal envergadura y de las implicaciones que tiene ante violaciones procesales, sin el análisis y entendimiento de tal decisión y la consulta de la oficina jurídica?; (iii) ¿qué pasará con los procesos en los cuales basados en las desafortunada directiva se aplicaron el nuevo sistema de notificación?; (iv) ¿qué responsabilidad generará para la persona que hizo tal decisión?; (v) en estos momentos nos encontramos ante una completa desinformación que provoca confusión en la aplicación de dicho estatuto.

5. También tenemos, que por no existir una adecuada reglamentación para su trámite, ni un adecuado respaldo logístico por parte del nivel central para su desarrollo, ni el suficiente personal para realizarlas, la figura de las actuaciones especiales se está convirtiendo en un fenómeno de congestión y represamiento en las Gerencias Departamentales; lo cual aunado a la falta de un acertado criterio en el nivel central al momento de analizar y evaluar las denuncias ciudadanas recibidas, origina entre otras una inoportuna capacidad de respuesta nuestra frente a las solicitudes y demandas de la ciudadanía que deben avocarse a través de dicha figura.

Señora Contralora, no permitamos que la problemática real existente al interior de nuestra entidad en materia estructural, procedimental y organizacional (de la cual todos somos parte, incluyéndola a usted y a su equipo de colaboradores del nivel directivo) se desvíe hacia escenarios inadecuados, y hacia temas o asuntos que deben ser individualizados y puestos en conocimiento de las autoridades competentes; como es el caso de los presuntos hechos de corrupción mencionados en sus declaraciones a los medios de comunicación.

Por lo tanto, la invitación muy respetuosa que le estamos haciendo desde esta Gerencia Departamental, es a que construyamos escenarios en donde de manera real y sincera identifiquemos las falencias que nos aquejan; y tomemos los correctivos del caso, por el bien de la institución y por el bien del país. En consecuencia, esperamos de usted la actitud responsable y coherente, que la dignidad de su cargo le impone.

Atentamente,
FUNCIONARIOS DE LA GERENCIA DEPARTAMENTAL CÓRDOBA

(Se anexan firmas)
Temas: 
Subdirectiva Córdoba