Mala planeación de actividades del Fondo de Bienestar Social

Con preocupación observamos que con las diferentes actividades programadas por el FBSCGR, está sucediendo lo que como representantes de los trabajadores ya habíamos advertido a las directivas anteriores y nuevas del Fondo y es que, en la planeación, NO están teniendo en cuenta el incremento real de la planta de funcionarios de la CGR y de manera necia se siguen programando eventos con fundamento en históricos de actividades anteriores que no se compadecen con la realidad de la CGR; máxime cuando en los últimos días nos han obligado a retornar a la presencialidad.

Hemos acudido al camino del diálogo como primera instancia para buscar soluciones a las dificultades que se han presentado en todas las actividades programadas en el plan de bienestar del nivel central, no obstante, vemos que cada que se programa una actividad los cupos son muy pocos, se usan mecanismos inadecuados para las inscripciones, se sacan injustificadamente a nuestros beneficiarios, se programan actividades que se cruzan con otras del mismo Fondo y  tampoco se deja un tiempo prudencial para programar y desarrollar cada actividad.

El plan de bienestar se aprobó en Junta Directiva del Fondo en sesión realizada el día 08 de junio de 2022, pero las actividades se están realizando en octubre, noviembre y mediados de diciembre, a las carreras, sin la debida planeación que ha debido tener, y lo peor, esta realidad no es diferente a la que pasan hoy nuestros compañeros de las gerencias departamentales.

Doctor Carlos Oscar, lo invitamos a escuchar a los funcionarios, a revisar los procesos internos del FBSCGR, a buscar nuevas y mejores formas para gestionar los planes de bienestar de toda la CGR.  Sabemos y reconocemos su buena intención, la receptividad y la de sus nuevos directivos para recibirnos y estar atentos a nuestras sugerencias, pero claramente se requiere de cambios significativos para mejorar la forma como se han gestionado las actividades de bienestar.

De las malas experiencias deben nacer nuevas oportunidades de mejora, el descontento que hoy es evidente entre los funcionarios no es producto solamente de una actividad, sino de años de falta de planeación, de querer ejecutar contratos a la carrera bajo las condiciones impuestas por los contratistas, de baja cobertura de los programas,  de una percepción generalizada de que existe prioridad para los  funcionarios del FBSCGR en la inscripción para las actividades, de querer  ejecutar el presupuesto para cada vigencia como sea y de excesivos trámites para no suscribir los planes de las gerencias a tiempo.  Por esto y otras situaciones, es urgente una reorganización en el Fondo de Bienestar que conduzca a una mejor comunicación con los trabajadores de la CGR y a la respuesta oportuna y eficiente a sus necesidades y las de sus familias.

Hoy los funcionarios del nivel central no entendemos cómo se abren 110 cupos para vacaciones recreativas, 120 cupos para taller de cenas navideñas, se discrimina a nuestros hijos entre 12 y 18 años sin que se les den beneficios y solamente se abran 1000 cupos para la “integración” de fin de año, para una planta activa de más de 3437 funcionarios del nivel central.  De lo anterior, si hacemos una operación simple no vemos una cobertura mayor al 29% en la actividad de integración y respecto de las actividades para los niños ni siquiera existe un dato confiable frente a la demanda real de los servicios.

Finalmente, solicitamos se brinde una solución para los más de 2000 funcionarios que no alcanzaron a inscribirse a la actividad del 06 de diciembre ya que dejarlos por fuera de alguna actividad, además de constituirse en un acto claro de discriminación, desnaturaliza la intención de realizar una integración para el nivel central, conllevando un deterioro de la imagen sobre la gestión del FBSCGR que de por sí ya está bastante cuestionada.

No sobra recordar Doctor Carlos Oscar que en nosotros encontrará aliados para optimizar el servicio del FBSCGR, siempre, en procura del mejoramiento de las condiciones de vida de nuestros compañeros.

Cordialmente,

Sandra Patricia Aceros Tauta                    Melquisedec Valencia Serna
Principal                                                     Suplente

Representantes de los trabajadores ante la Junta Directiva del FBSCGR 2022-2024

__________________________________

 

EL FONDO DE BIENESTAR SOCIAL. “La Niña de nuestros ojos”.
 

Desde pretéritas épocas el bienestar de los trabajadores y sus familias ha sido un aspecto fundamental de las condiciones de trabajo y el clima laboral en la CGR. Pasamos de épocas en que el bienestar era nugatorio o inexistente para el conjunto de trabajadores, a través de lucha sindical se logró la reorganización de las actividades de bienestar y se dio vida al Fondo de Bienestar y sus programas.

La ley 106 es explicita no permite interpretaciones sesgadas, ni permite recurrir a discusiones baladíes; ya que señala explícitamente que es función del FBS de la CGR: “9. Elaborar y ejecutar programas recreativos y culturales para los funcionarios de la Contraloría General de la República y sus familias.” A partir de esas competencias y responsabilidades, aunado al desarrollo y logro de la lucha sindical es que hoy tenemos un FBS fortalecido en muchos programas de educación, salud y recreación que apuntan a cumplir con el cometido legal y social del Fondo. Y a fe que lo ha cumplido.

Sin embargo, desde hace varios años ha sido objeto el Fondo de Bienestar de críticas constructivas surgidas del seno de los trabajadores y de sus organizaciones sindicales, en el sentido de mejorar en términos de atención y servicio no sólo a los funcionarios del Nivel Central, sino también a los funcionarios de las Gerencias Departamentales. Críticas respecto a la caótica o inexistente planeación de las actividades de bienestar o de discusión, construcción y aprobación de los planes de bienestar tanto del Nivel Central como Nivel Desconcentrado y una vez aprobados la tramitología y exigencias que hacen casi imposible la ejecución de estos o su ejecución se concentra para los meses de octubre, noviembre y diciembre.

Además de lo anterior, encontramos que reiteradamente se cambia la base de datos de beneficiarios o se toma como referente, no los beneficiarios reportados en el kactus sino en las respectivas Cajas de Compensación, cuando se sabe que son bases legalmente diferentes. Es decir, HOY, tenemos un problema serio de planeación, de organización y de control al interior del FBS que impactan obligatoriamente en su gestión.
Hoy, llegamos al punto más alto de la improvisación, que es el de programar alejados de la realidad concreta como es el incremento de la planta de personal a nivel nacional, lo que obligaba a ser más proactivos y aumentar no solo en términos de recursos para cubrir y ejecutar los planes de bienestar, sino a discutirlos y aprobarlos con tiempo y diseñarlos para atender a una población de usuarios muchísimo mayor. No se compadece con la existencia de 3437 funcionarios y sus familias en el Nivel Central, para dar un ejemplo, y programar actividades como si aún estuviésemos en pandemia o con restricciones de movilidad.

Se hace necesario ajustar YA estas actividades y si ello no es posible, buscar solución frente a la exclusión de que han sido objeto de los trabajadores; para ello, se puede optar por organizar unas actividades adicionales o por otorgar UN DIA a los funcionarios del Nivel Central y/o Desconcentrado que no hayan podido acceder a alguna de las actividades de bienestar y aprovechar esta coyuntural crisis para reorganizar internamente el FBS y ajustar sus procedimientos a las nuevas realidades; para hacer el Fondo eficiente, operativo y comprometido con el bienestar de los trabajadores de la CGR y sus familias. Ese es el reto.

ASCONTROL
JUNTA DIRECTIVA NACIONAL